Bueno esta es una versión muy mejorada del de mi padre pero da la idea.

El ahogador del Galeón

Cuando era adolecente aprendí a conducir en el auto de mi padre. Era un buike Especial  Americano antiguo de 1955 y le había adaptado un motor de petroleo de un camión ruso. Aquello era un egendro, pero la verdad que era grade y fuerte y nos resolvió mucho en situaciones difíciles que vivimos en el país . Yo lo recuerdo con mucho cariño. En la familia le nombramos el Galeón porque era como un gran barco de esos de los tiempos de Colón. Ahí aprendí a dar mis primeros timonasos y en ese carro era toda una odisea. Para ir en linea recta tenía que dar tres vueltas a la derecha y tres vueltas a la izquierda. Pero era super emocionante para mi verme desplazándome en aquella gran cosa.

Pero bueno, de lo que hoy quería hablarles era de algo que tenía ese auto-galeón y que cuando me levanté  me acordé de él porque pensé en un tip que puede ayudarnos a mantener la buena disposición.

Se trata del ahogador. como les decía este auto-galeón era de petroleo y tenía un dispositivo al que le llamaba mi padre el ahogador. y debía ser un botón pero en este carro como todo lo que tenía era muy suyo, el ahogador de él era un alambrito con una tuerca en la punta que uno lo alaba por unos minutos para que  ocurriera dentro en su sistema de carburación alguna función que ahora no recuerdo y se preparara para arrancar.

Es decir si uno le daba a la llave para arrancar directamente con el motor de arranque , aquello hacía ahhahahahcrrr …pero no arrancaba. Había que darle alar el alambrito un par de minutos y después mágicamente …RunnnmmRRumm… El motor se ponía en funcionamiento.

De la misma manera todos tenemos días en lo que debido a muchos factores no podemos controlar sentir una pereza nada mas levantarnos en la mañana . Y esto nos impide arrancar el día con una disposición correcta para emprender nuestras tareas.

Entonces se me ocurrió la analogía del ahogador de la pereza para esos días en los que debido al clima, las estaciones, la luna, lo que comimos el día anterior. Lo que pensamos y soñamos durante la noche. Todas esas situaciones que hacen que se instale una pesadez que nos roba la voluntad. Entonces podemos tirar del alambrito con la tuerca unos minutos y algo ocurre dentro nuestro para que nuestro motor arranque y echemos a andar.

Y ahora les cuento lo que yo hago en esas situaciones. Les diré cual es mi ahogador de la pereza.

Tengo una música que me funciona como despertador. En cada persona puede ser una diferente. Busca una que te mueva  , que te de animo y pensamiento positivo.

Si por la mañana siento que estoy perezoso . Pongo esta música y hasta bailo un poco. Ese es mi ahogador de la pereza.

Y a ti también te puede funcionar. Espero que te sirva.

Gracias nuevamente por tu atención.

Ahora voy a hacer mis Práxis diarias.

1. Mi intención para el día de hoy

– hoy lunes planearé mis actividades para la semana con entusiasmo y alegría

–  Continuaré trabajando y disfrutando con  el proyecto que estoy creando

–  Prepararé la clase de hoy y la impartiré con todo mi 100%

– Hoy será un día productivo y satisfactorio

2. Atención en las evidencias

–  Me siento determinado

– Noto mayor enfoque y claridad mental

– Mas energía y potencia

3. La gratitud

– Agradezco el poder compartir con mi niña pequeña mucho tiempo

– Doy gracias a este planeta que nos sostiene generosamente ofreciendo todo cuanto es y tiene.

– Agradezco la luz de consciencia que cada vez aumenta en la evolución humana

– Agradezco a la vida y a mi espíritu por disfrutar de esta gran aventura

4. Virtualiza la realidad

Me veo levantándome temprano en mi casa y saliendo a la terraza a ver el sol y le hablo con el corazón.

Miro a mis hijos. Les doy un beso y juego con ellos. Trabajo disfrutando en el estudio que he diseñado a mi gusto.

Como con mi familia y descanso. Salgo a mis actividades de grupo y me la paso muy bien con mis compañeros y amigos de reto.

5. Compromiso para el día.

Planificar la semana.

Organizar la casa mientras estudio

Comer

Preparar la clase

Impartir la clase

Gracias a ti que me prestas tu atención

Y hoy diré algo que siempre decimos en los cursos pero que lo siento ahora en mi corazón

Yo te pertenezco

Hasta siempre

Sergyi Vega